Battaglia Consultores Limitada, ofrece dentro de la industria de la consultoría de RRHH, servicios relacionados con la gestión y el desarrollo de las personas, específicamente en los procesos de incorporación de talentos, realización de estudios/asesorías y capacitación de personas.

Blog

Home / Actualidad internacional  / ¿Por qué pierdo a mis colaboradores?

¿Por qué pierdo a mis colaboradores?

Uno de los primeros indicios negativos que dan mala imagen a una empresa es la alta frecuencia con que uno o más de sus empleados deben ser reemplazados en cortos períodos, debido a renuncias voluntarias.

Entre las razones que favorecen esta alta rotación laboral se pueden mencionar problemas de infraestructura, ambiente laboral, gestión financiera, falta de oportunidades de desarrollo profesional, anquilosamiento en puestos de jefatura y ausencia o mala aplicación de liderazgo, entre otras.

Asimismo, las bajas remuneraciones, una mala definición de los cargos cargo o metas que no están ceñidas a la realidad, también pueden incidir en la pérdida de colaboradores. Y lo que es peor, afectan la contratación de nuevos integrantes, debido a las malas recomendaciones y al poder cada vez más profundo que tienen las redes sociales en esta materia.

Según un estudio realizado por PWC Internacional, algunos de los motivos más recurrentes que esgrimen los trabajadores para renunciar a sus puestos son:

Bajos sueldos. En estos casos, el ingreso es muy inferior y poco atractivo para las responsabilidades de un cargo. Esto provocará que los profesionales sólo se mantengan en sus puestos por un tiempo breve y buscarán ofertas más atractivas.

Metas irreales. Fijar objetivos que no se condicen con la realidad de la organización o del puesto específico, puede generar una frustración muy temprana en el colaborador. Como consecuencia caerá su motivación y además la autoestima, lo cual incidirá en su búsqueda de empresas o puestos más desafiantes y que permitan cumplir sus metas personales.

Viajes excesivos. Un puesto laboral que obligue al profesional a ausentarse largos períodos de su puesto y de su hogar, es una auténtica olla a presión, en especial si éste tiene familia. En un lapso muy breve, causará agotamiento y preferirá buscar un puesto con más estabilidad física.

Mala definición del cargo. Esta situación no sólo generará confusión en el colaborador,sino que también, afectará las relaciones al interior de la empresa, lo cual no sólo se traduce en alta rotación, sino también en una potencial pérdida de recursos.

Jefaturas mal orientadas. Un jefe directo que actúa por autoritarismo y no por liderazgo, o que no construye un buen ambiente laboral, minará la comunicación, eficiencia y rendimiento de los colaboradores. Y muy pronto cada integrante del equipo preferirá buscar otros horizontes donde sí tenga un auténtico reconocimiento de sus competencias y habilidades.

Fuente: Diario RRHH Digital

No Comments
Post a Comment